Las nuevas tecnologías ya han llegado a los procesos de reclutamiento de personal. ¿Son un método más eficiente que la evaluación humana? De momento estamos lejos de que las máquinas tengan autonomía total para designar a los mejores candidatos. Pero, aunque la última palabra la seguimos teniendo nosotros, ahora innovadores sistemas como la IA nos ayudan en el proceso. Veamos cómo la combinación entre nuevas tecnologías y selección de personal puede ser realmente útil.

Nuevas tecnologías y procesos de reclutamiento

Los últimos ERP ya incluyen potentes herramientas para la búsqueda de perfiles. Así que mencionaremos en primer lugar la inteligencia artificial y el machine learning. Podemos hacer uso de un software inteligente y capaz de analizar los patrones que buscamos a partir de los empleados registrados en nuestra base de datos.

La IA también es capaz de replicar los procesos de selección que fueron exitosos para ayudarnos con los reclutamientos futuros. De esta manera, el software aprende y va puliendo y afinando en su búsqueda para que cada vez demos con candidatos más idóneos.

La inteligencia artificial nos ayuda a encontrar aspirantes de calidad mediante precisos algoritmos. Podemos hacer que descarte búsquedas concretas que no nos interesan, para así ayudarnos con la preselección inicial. Además, algunos de estos programas se conectan directamente a la red social LinkedIn para filtrar las búsquedas, como es el caso de los ERP de Microsoft.

Por otro lado, el software también se emplea para hacer uso del recurso big data, el análisis masivo de datos. Una herramienta cada vez más frecuente en cualquier proceso de una organización y que jamás podríamos utilizar a la velocidad de una máquina.

Redes sociales: una fuente de información

Las redes sociales son otra poderosa herramienta para asistir a los procesos de reclutamiento. No podemos hablar de ellas sin mencionar el headhunting; una práctica que consiste en contar con un equipo especializado para rastrear perfiles en Internet. Estos profesionales de recursos humanos se encargan de buscar a fondo en portales, redes sociales e incluso investigar a otras empresas de la competencia.

LinkedIn es una de las principales redes que se rastrea, al menos en cuanto a las relaciones profesionales de los candidatos y su experiencia o trayectoria. No obstante, otras menos obvias como Facebook, Instagram o Twitter proporcionan valiosa información sobre el perfil general de la persona. Con ellas obtenemos información sobre la personalidad, las aficiones o incluso el nivel cultural.

Y en caso de que estemos buscando a personas con dotes de publicista o muy comunicativas, YouTube es otra cantera digital de candidatos. Hay expertos de todos los sectores.

Vídeo currículum y vídeo entrevista

Se dice que los reclutadores de recursos humanos no suelen pasar de la primera página de un currículum en papel. Lo que realmente sigue primando a la hora de seleccionar es la puesta en escena de la persona, su presentación, su personalidad o cómo se desenvuelve en la entrevista. Con el fin de hacer ese primer contacto más atrayente y con más gancho, ahora se utiliza el video currículum.

A través de un vídeo, el aspirante tiene la oportunidad de presentarse, hablar un poco de sí mismo y de sus objetivos profesionales, y resumir brevemente su experiencia. Expresarse frente a la cámara puede ayudar a marcar la diferencia creando una buena primera impresión.

Antes, este recurso solía ser idea de los candidatos más ingeniosos. Hoy en día, ya son muchas las empresas que incluso demandan este tipo de vídeos para agilizar la tarea de selección al departamento de recursos humanos.

Otra herramienta ampliamente utilizada que ahorra tiempo tanto al candidato como al seleccionador es la videollamada. Es un efectivo sistema que evita que el interesado tenga que acudir presencialmente a la empresa para la entrevista. Además, permite entrevistar a más personas en menos tiempo. Ejemplos de aplicaciones que suelen utilizarse para ello son Skype y Google Hangouts.

Tanto el video currículum como la videollamada permiten evaluar rápidamente ciertas capacidades del aspirante, como la fluidez en otros idiomas.

Bolsas de empleo online

Son un recurso que destaca como una opción muy recomendable. En sus inicios se trató de los clásicos portales de empleo online como InfoJobs, Infoempleo o Laboris. Ahora también el Gobierno tiene su propia bolsa de empleo virtual, que es accesible desde su web.

El funcionamiento de las bolsas es realmente sencillo: las empresas crean ofertas de trabajo, que serán publicadas en el portal, y los empleados rellenan perfiles con sus datos personales, experiencia, formación y capacidades. Cuanta más información aporten ambos, más fácil será que la oferta resulte atractiva o, en su caso, que las empresas se interesen por el candidato.

Muchas bolsas de empleo online hacen uso de la tecnología match: sugerencias automáticas de los perfiles más idóneos según los criterios que la empresa está buscando. La red LinkedIn también tiene una función parecida, enviando al correo electrónico recomendaciones de ofertas o profesionales que podrían interesar.

Estos son solo algunos usos de la tecnología aplicada a los procesos de reclutamiento, aunque hay muchos otros de los que hablaremos en futuras entradas.